15 nov 2020

Así es el Síndrome de Jerusalén

Hay destinos que nos impactan y nos hacen experimentar sensaciones increíbles, son esos lugares que nos enganchan y hacen que nos involucremos en ellos de una manera especial. Muchas veces he oído a personas que acaban de volver de Nueva York decir "me parecía que estaba en una película" o "tenía la sensación de que ya había estado".

Son situaciones bastante habituales, especialmente en algunos destinos, casi siempre influenciados por la cantidad de veces que hemos visto estos lugares en películas, hemos leído sobre ellos o incluso nos hemos imaginado estar en ellos.

Sindrome-de-Jerusalen
Jerusalén desde el Monte de los Olivos

A muchas personas les ocurre esto en Jerusalén, hasta tal punto que se ha identificado un trastorno que afecta a aproximadamente cien viajeros al año, recibe en nombre de Síndrome de Jerusalén.

¿Qué es el Sindrome de Jerusalén?

Este síndrome se ha detectado en personas que visitan o viven en esta ciudad, los afectados sufren delirios que les provocan que se crean personajes bíblicos y actúen imitando lo que conocen de estos personajes. Suelen actuar con nerviosismo y ansiedad, acostumbran a aislarse de las personas con las que han viajado, tienen comportamientos extraños como predicar en público o vestirse con las sábanas del hotel.

El Dr Yair Bar-El, fue el primero que identificó, a finales de los años 70, y estudió este trastorno al observar que llegaban muchos turistas con cuadros similares al hospital psiquiátrico en el que trabajaba.

El síndrome de Jerusalén tiene mayor incidencia entre viajeros solteros, de unos 30 años, religiosos y de origen anglosajón. Suelen aparecer estos síntomas al día siguiente de haber llegado a Jerusalén, los cristianos (más del 95% son protestantes) normalmente se identifican con personajes del Nuevo Testamento y los judíos con personajes del Antiguo Testamento. Es habitual que estás personas ya hayan sufrido algún tipo de trastorno y hayan sido tratadas psicológicamente antes de su llegada a la llamada Ciudad Santa.

Estos viajeros acuden sugestionados a una ciudad impregnada de historia y espiritualidad por todos sus rincones, todo esto hace que se despierten en ellos estos brotes psicóticos que desaparecen en unos días, de 5 a 7 normalmente. Quedando los afectados con un sentimiento de vergüenza por lo ocurrido.

¿Son muy graves estos casos?

La mayoría de los casos son tratados y no tienen graves consecuencias ni para los afectados ni para terceros, pero por desgracia ha habido ocasiones en las que no ha sido así, en 2018 un viajero británico, que se cree que sufría este síndrome, desapareció en el desierto bajo la ilusión de que iba a predicar y en 1969 un turista australiano estuvo a punto de crear un gran conflicto internacional al incendiar la Mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para el Islam, algo especialmente grave en una ciudad en constante y extrema tensión religiosa. Según declaró más tarde, Dios le dijo que debía quemar la mezquita.

También ha habido casos que han afectado a españoles, a finales de los años noventa ocurrió el caso de una viajera madrileña que sufrió este síndrome, creyó estar embarazada y llevar al Mesías en su vientre, en realidad esta mujer era virgen, aunque no precisamente la Virgen María.

Como curiosidad y para poder hacerse una idea de la dimensión que alcanza este trastorno, en un capítulo de los Simpsons, hasta el propio Homer cae en las redes de este síndrome durante su visita a Tierra Santa.

Sin duda, Jerusalén es una ciudad que no deja indiferente a nadie.

"El carácter religioso del mundo moderno se debe a la ausencia de manicomios en Jerusalén" Thomas Paine

¿Qué destino te ha hecho sentir sensaciones especiales?
¡Muchas gracias por tu comentario!


ARTÍCULOS RELACIONADOS:

- La verdad sobre la Dromomanía

- Los viajes de Benjamín de Tudela

- ¿Sabes por qué hay Biblias en muchos hoteles?

20 comentarios:

  1. Wow, no conocía sobre este síndrome. Gracias por la información, muy interesante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, a mí me resulta muy sorprendente la relativa gran cantidad de casos que hay. Saludos viajeros.

      Eliminar
  2. Me resulta, como es habitual en tu blog, un artículo interesantísimo.
    Supongo que, como comentas, es habitual que este síndrome sea más común en personas con patologías psiquiátricas previas, porque no veo que una persona en su sano juicio termine siendo afectada de tal forma que finalice desarrollando un delirio de esta entidad. Pero bueno, en el mundo hay gente de toda condición.
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, me alegra que te parezca interesante. Los afectados suelen tener patologías previas pero que haya más de 100 casos todos los años me parece algo más que anecdótico. Tengo que reconocer que la atmósfera que hay en Jerusalén, con la historia, peregrinos, lugares religiosos ... lo hacen un lugar muy especial. Saludos viajeros.

      Eliminar
  3. La verdad es que yo suelo ser muy poco impresionable y aunque lo que veo me parezca muy bello, si previamente ya lo he visto en un documental o en el cine, me parece que estoy volviéndolo a ver. Quizá sea que no acabo de creerme que esté allí de verdad y que solo sea un espejismo. NY me gustó mucho pero cuando miraba a lo alto, a los rascacielos, me decía: bueno, es lo que ya había visto. Mi mujer se enfada mucho conmigo porque no entiende mi pasividad. Siempre que volvía de alguno de mis viajes por trabajo (Copenhage, Estocolmo, Amsterdam, etc,) me preguntaba ¿qué tal? ¿que te ha parecido? Y yo le contestaba: pues bien, es bonito, je,je.
    No he estado jamás en Jerusalen (y eso que me gustaría), pero dudo mucho que me ocurriera algo parecido a lo que describes (por fortuna). Será que yo sufro otro tipo de síndrome extraño, que no sé si alguien ya habrá identificado y definido, ja,ja,ja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que investigar si hay algún síndrome en el que ubicarte, jajaja. Te aviso que a mí Jerusalén sí que me impresionó, espero que pronto tengas la oportunidad de ir y me cuentes tu impresión. Muchas gracias por pasarte por aquí. Saludos viajeros.

      Eliminar
  4. Interesante tu articulo, nada sabía ,es que tenemos que pensar en tanto que termino pensando en nada cada dia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya parecido interesante, muchas gracias por tu reflexión. Saludos viajeros.

      Eliminar
  5. Buen articulo! Hace unos años viajé a Jerusalén y encontré información sobre este "sindrome" y cuando llegue allí no podía evitar fijarme más de lo normal en la gente para ver si les pasaba algo similar a lo que comentas...pero nada en aquel viaje fue todo muy tranquilo ya que es lo normal supongo. En fin me encantó la ciudad, su magia, su olor y volvería otra vez!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, muy de acuerdo contigo en la apreciación sobre la ciudad, es una de las que más me han impactado, saludos viajeros.

      Eliminar
  6. Nunca había oído hablar de este síndrome,... y es que hay destinos que te dejan una huella indeleble,... tanta que a veces uno necesita tratamiento.
    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Jerusalén es un desencadenante de manual. Como muy bien dices, de las que dejan huella. Muchas gracias por pasarte por aquí, saludos viajeros.

      Eliminar
  7. Desconocía este síndrome!! Me parece muy interesante el articulo!! En tu blog nos acercas a un mundo viajero lleno de curiosidades. Jerusalén lo tengo en mi lista de viajes pendientes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, intento acercar a los amantes de los viajes aspectos o curiosidades que me han llamado la atención a mí. Jerusalén es un sitio fascinante, saludos viajeros.

      Eliminar
  8. Vaya ahora me entero de esto. Cuando he viajado a lugares que he deseado, los he disfrutado a tope. Puede que a esas personas les pase por tener algun trastorno psíquico.
    Gracias por tu visita. Me encantó fragmento.
    Buen semana. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar por aquí Laura, Jerusalén es un sitio muy especial, como se dice, en algunos casos "es la gota que colma el vaso". Me alegra que te haya gustado ese fragmento, me encanta, saludos viajeros.

      Eliminar
  9. Para mi ha sido una publicación tan interesante como tema desconocido (puede que porque no se hable mucho o quizás por culpa mía al no haberle prestado la suficiente atención)... y eso que me suena el caso de la joven española cuando aún portaba melena en la cabeza. Yo no he sufrido el síndrome porque no he tenido la suerte de viajar a Jerusalén, pero espero que si un día lo hago no pase a engrosar la cuenta de afectados (ni por el síndrome ni por los daños colaterales que también me parecen muy serios). Saludos y gracias por la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar por aquí y comentar Anxo. Precisamente intento eso, tratar temas no muy conocidos. Espero que alguna vez puedas ir a Jerusalén, seguro que haces una fotos increíbles allí, eso sí, en el barrio de Mea Shearim (barrio judío ultraortodoxo) hasta con el móvil es peligroso hacerlas, jeje. Saludos viajeros.

      Eliminar
  10. Desconocía este síndrome y me he quedado estupefacta! Si ya antes tenía ganas de ir a jerusalén, ahora tengo aún más!;) Saludos viajeros :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar Rocío. A mí es uno de los destinos que más me ha gustado, me parece un sitio fascinante, muchas culturas, muchos sentimientos y creencias, mucha historia... saludos viajeros.

      Eliminar