domingo, 8 de marzo de 2015

7 cafés de Viena para viajar sin prisas

Para nosotros disfrutar de un viaje no sólo es madrugar mucho e intentar aprovechar el tiempo que estamos en un lugar viendo los máximos sitios posibles. Disfrutar de un viaje también puede ser sentarte tranquilamente, si es posible con buena compañía, tomarte un café y un trocito de tarta charlando sobre lo que ha deparado o va a deparar el día, sin mirar el reloj, por supuesto.

cafes-viena
Interior del Café Sperl
Viena tiene muchos de estos sitios, encierran grandes historias, en ellos ha habido acaloradas discusiones, algunas entre personajes ilustres y está claro que ese aura todavía está presente.

Te enseñamos 7 cafés de Viena desde donde viajar sentado con una taza en la mano:

Café Sacher (Philharmoniker Strasse, 4): Situado en los bajos del Hotel Sacher nos encontramos el más conocido ya que el padre de su fundador inventó una de las tartas más famosas del mundo y que lleva su mismo nombre. Tienen varios salones, a mí me gustaron más los que no tienen vistas a la calle, más íntimos y elegantes. No hace falta que diga que hay que pedir un trozo de tarta Sacher (Sachertorte en alemán). Si viajáis “lowcost” tened en cuenta que muy amablemente te ofrecen el guardarropa que luego te cobran.

cafes-viena
Interior del Café Sacher

Café Mozart (Albertinaplatz, 2): Originalmente data de 1794 aunque ha sufrido diversas e importantes remodelaciones.  Situado muy cerquita del Sacher, su ubicación lo hace perfecto para una paradita durante el paseo por Viena, pasé por delante pero sinceramente no entré. Graham Green, el escritor de El Tercer Hombre lo frecuentaba.

cafes-viena
Café Mozart

Café Bräunerhof (Stallburggasse, 2): Muy conocido por ser el café preferido del escritor Thomas Bernhard, es otro clásico, es una sala muy grande y aunque no es tan elegante como otros, en él se respira un aire bohemio. He leído que los sábados y domingos por la tarde hay música en vivo, yo estuve un sábado por la tarde y no había, quizás no fui a la hora adecuada.

cafes-viena
Amplia variedad de periódicos del café Bräunerhof

Café Hawelka (Dorotheergasse, 6): Uno de los más famosos, no entré porque cuando pasé por delante era la hora de comer y fuimos a un sitio de montaditos que hay enfrente pero tiene muchísima fama. Parece ser que de vez en cuando se deja caer por ahí su peculiar dueño. Era el preferido de muchos artistas innovadores como el omnipresente Hundertwasser.

cafes-viena
Café Hawelka

Café Kleines (Franziskanerplatz, 3): Aquí entré pero no había sitio, tiene dos habitáculos pero son muy pequeños, no recuerdo con exactitud pero en total hay 8 mesas o así. No tiene la elegancia de algunos de los cafés que he citado pero tiene el encanto de lo auténtico, hay un ambiente bohemio y acogedor. Nos costó muchísimo encontrar esta plaza, aunque está en el centro, está un poco escondida.

cafes-viena
Kleines Café

Café Central (Herrengasse, 14): Data de 1860,probablemente el más elegante de Viena, situado en el Palacio Ferstel , tras diversas remodelaciones tiene hoy una excelente decoración clásica y un gran surtido de pastelería, mucho encanto aunque nos resultó muy bullicioso, demasiado visitante. En él han tomado café personajes como Seigmund  Freud o Leon Trotsky.

cafes-viena
Repostería del Café Central

Café Sperl (Gumpendorfstrasse, 11): Estaba cerquita de nuestro hotel y fuimos a desayunar un día, me gustó bastante por el ambiente tranquilo, había personas que daba la sensación que estaban todos los días en las mismas mesas  desde hace muchos años y que se iban a pasar toda la mañana en el café. Un clásico desde 1880, acogió la primera reunión de los Secesionistas y fue el café habitual de sus miembros más importantes. Me gustó su tarta de manzana. Me pareció el prototipo de café vienés.

cafes-viena
Mesas de billar al fondo del Café Sperl
¿Cómo hay que pedirlo?

Mi alemán es muy básico pero al café con leche le llaman Melange y al café vienés Inspanner, estos son los que yo pedía, aunque en las cartas encontraréis muchos más tipos de café que podéis pedir y probar a ver que os sirven.
Yo no soy muy cafetero, aunque aquí hice una excepción. No sé si el café era muy bueno aunque a mí me gustó pero lo importante es el ritual. Como curiosidad los cafés siempre te los sirven junto con un pequeño vasito de agua y a mí, que soy muy goloso, con un trocito de tarta, pero esto último había que pagarlo.

Hay muchos más cafés interesantes en Viena ¿nos recomiendas alguno?

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Supongo que te encantaron, gracias por comentar, saludos viajeros.

      Eliminar
  2. Sólo conozco el Café Sacher, el más típico. Recuerdo que tomé café vienés y la tarta sacher y que nos resultó un poco caro aunque estaba riquísimo. Me apunto los demás de la lista.
    Saludos,
    wircky

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí wircky, es el más conocido y van muchos turistas,es muy bonito, algunos de los otros que menciono al no ser tan conocidos son más de la gente de allí, gracias por comentar, saludos viajeros.

      Eliminar
  3. No he estado en Viene y sin duda es uno de mis viajes pendientes. Además se me han puesto los dientes largos con estos 7 cafés. Me encanta conocer sitios así y disfrutar de ellos: sin redes sociales, sin prisas y en buena compañía ;) Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que vienen muy bien para desintoxicarse, son sitios ideales para disfrutar una buena conversación, gracias por pasarte por aquí, saludos viajeros.

      Eliminar
  4. El primer párrafo de la entrada podríamos haberlo escrito nosotros, jajaja. Creo que esa es la esencia del viaje. Estamos todo el día con prisas, conectados, mil cosas a la vez... ¿También de vacaciones? Hace mucho tiempo que nos rebelamos contra esa idea que se propaga por foros, agencias o tours de "verlo todo" y si es en dos días mejor. Disfrutar de un café (nosotros sí que somos cafeteros) tranquilamente viendo como transcurre la vida de un lugar es un momento que siempre recordamos de nuestros viajes.
    En Viena estuvimos hace mucho, ya diría que demasiado, y solamente tres días. Aun así, reposamos en el Sacher, Mozart y Central. El resto quedan incorporados en la libreta de lugares para disfrutar... :)
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, cada vez más pienso que los destinos hay que vivirlos más que verlos. Los que estuviste me parecieron los más espectaculares pero para la próxima vez que vayáis a Viena os sugiero el Sperl, cerca del Nachsmarkt (los mercados son otra de mis muchas debilidades), más tranquilo y menos turistas. Saludos viajeros.

      Eliminar
  5. Planazo total! ir por cafecitos tranquilamente, nosotros siempre lo alternamos con barecitos y hay sitios que hemos recorrido así totalmente, excelentes recomendaciones de la maravillosa Viena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ori, soy de la opinión que no hay que stressarse con plannings viajeros que no permiten disfrutar del viaje. Muchas gracias por tu comentario, saludos viajeros.

      Eliminar