domingo, 18 de mayo de 2014

Bratislava, la otra capital centroeuropea

Visitar las capitales de centroeuropa (Praga, Viena y Budapest) es un destino muy habitual dentro de Europa, pero debido a la apabullante belleza de las mencionadas ciudades muchos menos viajeros son los que se deciden a visitar la otra capital de centroeuropa: Bratislava

Bratislava - Plaza Mayor
Plaza Mayor o Hlavne Namestie
 Bratislava es una joven capital europea, ya que tras la desmembración de Checoslovaquia se convirtió en capital de Eslovaquia en 1993, pero tiene tras de sí una dilatada historia.

Aunque está más cerca de Viena, nosotros decidimos dedicar un día de nuestro viaje a Budapest a conocer Bratislava y fuimos en tren, el trayecto no llega a 3 horas. Compramos los billetes en la estación el día anterior.

Bratislava - Torre de San Miguel
Calle de San Miguel, al fondo la Torre de San Miguel, una de las puertas de la Ciudad Antigua
Una vez llegamos a Bratislava preguntamos que autobús había que coger para ir al centro histórico y en pocos minutos llegamos. La parte antigua de la ciudad está casi completamente peatonalizada, entramos por la Puerta de San Miguel y desde el primer momento nos pareció una ciudad muy agradable, de hecho nada más llegar al centro decidimos sentarnos en una terracita  de la Calle San Miguel a tomarnos unas cervezas con unas galletas saladas que tenían expuestas en el mostrador.
Bratislava - antiguo ayuntamiento
Antiguo Ayuntamiento
Una vez que recuperamos fuerzas decidimos dar un paseo por las calles y plazas de la parte antigua, visitando la Plaza Mayor o Hlavne Namestie, el antiguo Ayuntamiento, la Iglesia Franciscana y la Catedral de San Martín, como aliciente a estos monumentos también ibamos buscando las divertidas esculturas que hay repartidas por la ciudad antigua.
Castillo de Bratislava
Castillo de Bratislava, símbolo de la ciudad
Desde la Catedral decidimos subir por las calles empinadas para visitar el Castillo, símbolo de la ciudad y desde el que hay unas bonitas vistas.
Puente Nuevo de Bratislava
Puente Nuevo (Novy Most) que une la ciudad antigua y el barrio  de Petrzalka, separados por el Danubio
Ya de vuelta hacia la estación de tren hicimos una parada para ver desde fuera el Palacio Grassalkovich, residencia del presidente de Eslovaquia.

Bratislava - Palacio Grassalkovich
Palacio Grassalkovich, residencia del presidente de Eslovaquia
Para nosotros fue una visita muy provechosa, si hubiéramos pasado la noche quizás hubiésemos ido a ver el Castillo de Devin pero si os conformáis con visitar la ciudad antigua yo creo que una visita en el día es suficiente.

2 comentarios:

  1. Es verdad que Bratislava tiene una posición incómoda en cuanto a atraer turistas se refiere. Está rodeada de grandes monstruos.
    Nosotros la conocimos de forma muy breve, hace mucho tiempo, era muy evidente la falta de inversiones dedicadas al turismo, pero sabemos que ha mejorado mucho, y que han realizado un esfuerzo por restaurar y poner en valor su patrimonio, asi que habrá que volver.
    Saludos! Y gracias por los comentarios, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El casco antiguo lo ví bastante cuidado, estuvimos en 2012. Muchas gracias por tu comentario y por entrar a conocer nuestro blog, esperamos que te haya gustado, saludos.

      Eliminar