domingo, 13 de abril de 2014

Sachsenhausen y Los Falsificadores

A unos 35 Km de Berlín todavía se conserva  uno de esos lugares que nos recuerdan uno de los episodios más terribles de la historia de la humanidad: el campo de concentración de Sachsenhausen.

Sachsenhausen
La frase de infausto recuerdo "El trabajo os hará libres" en la puerta de entrada
El campo de concentración de Sachsenhausen 
se construyó en 1936 por prisioneros del régimen nazi en la población de Oranienburg , debido a que era el campo de concentración más cercano a Berlín poco tiempo más tarde se convirtió en el centro administrativo de todos los campos de concentración y lugar de entrenamiento  para oficiales de las SS.

Sachsenhausen
Barracones de Sachsenhausen

Fue considerado por el régimen nazi como un campo de concentración modelo, al principio estaba destinado a principalmente a prisioneros políticos, más tarde se empezaron a llevar personas que los nazis consideraban inferiores (judíos, gitanos, homosexuales…) y finalmente fueron enviados a Sachsenhausen  una gran cantidad de prisioneros de guerra soviéticos.

Sachsenhausen
Interior de los barracones, donde los prisioneros estaban hacinados

Se estima que entre 1936 y 1945 más de 200.000 personas pasaron por este campo de concentración y se calcula que la mitad de ellas murieron debido a las durísimas condiciones de trabajo para empresas de la zona, enfermedades, maltrato y torturas, desnutrición, experimentos médicos y a las operaciones de exterminio que se llevaron a cabo, fundamentalmente en la llamada Estación Z. 

También  Sachsenhausen fue el campo de concentración elegido por los nazis para la “Operación Bernhard” que consistía en reunir en este campo de concentración a judíos prisioneros de otros campos y expertos en técnicas gráficas y numismáticas para falsificar Libras Esterlinas y Dólares Americanos en grandes cantidades con dos objetivos: financiar los gastos del régimen nazi y provocar una gran inflación en estos países que hundiera su economía.
Las falsificaciones que lograron de Libra Esterlina fueron tan buenas que años más tarde el Reino Unido tuvo que cambiar el diseño de sus billetes.
Sachsenhausen
Uniforme de los prisioneros, expuesto en el museo de Sachsenhausen

Esta increíble historia fue llevada al cine por Stefan Ruzowitzky en la película “Los Falsificadores” que en 2008 ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa y sin duda, os recomiendo que la veáis antes de visitar Sachsenhausen.

En  Abril de 1945 ante la inminente llegada del ejército soviético, los oficiales de las SS ordenaron a los prisioneros  la llamada Marcha de la Muerte.

Sachsenhausen
Monumento a la liberación de Sachsenhausen, construido por los soviéticos en 1961

Tras la liberación del campo por los soviéticos, el NKVD  (servicio secreto soviético) lo convirtió en Campo Especial Nº 7 y allí internaron a funcionarios del régimen nazi, colaboradores de los nazis, anticomunistas y otras personas víctimas de juicios arbitrarios. Se calcula que desde 1945 hasta la fecha del cierre definitivo en 1950 pasaron 60.000 personas, de las cuales 12.000 murieron.

Nosotros consideramos que la visita a Sachsenhausen es muy interesante para tener presentes los terribles hechos que ocurrieron allí y no vuelvan a suceder.

Sachsenhausen
Entrada principal al campo de concentración de Sachsenhausen

Desde Berlín se puede llegar en tren a la estación de Oranienburg y desde allí ir andando hasta Sachsenhausen (unos 20 minutos)  o contratar la excursión a través de las numerosas empresas que la ofrecen. La entrada a Sachsenhausen es gratuita.   

2 comentarios:

  1. Visité este campo de concentración aprovechando una estancia en Berlín. ¡Cuánto dolor y cuánto sufrimiento!. El horror en la civilizada Europa.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente María, y todo ocurrió hace mucho menos tiempo de lo que parece. ¿a tí te mereceió la pena visitarlo? Muchas gracias por visitar nuestro blog. Saludos.

    ResponderEliminar